100% Wanderlust

Nostalgia viajera

Nostalgia viajera

Hace un año y medio, escribía estas palabras.

 

nostalgia-viajera-2

Lo bueno de viajar, es que nunca, nadie, te podrá quitar todo lo que has vivido. Y cuando estés en el metro, entre papeles en la oficina, o antes de dormir, podrás volver una y otra vez a esos lugares que te cautivaron. Podrás viajar con tu mente a esa playa, ese bar, o esa montaña. Con esa gente que conociste y te acompañó, y revivir lo olores, sabores y sonidos.
Poner en práctica la “nostalgia viajera“, pero con la alegría de haberlo vivido. Es lo que he estado haciendo estos días, y he sacado unos cuantos momento imborrables a los que regresar cuando la vida se vuelve aburrida.

Disfrutar de la sidra y el espiritu irlandés en un pub de Dublín. Bañarte casi en soledad en la Lagoa do Fogo (Azores). Transportarte a través de la historia por las calles de Roma. Subir al Pico Urriellu, Asturias. El shock de pisar por primera vez una gran ciudad de Asia, en Bangkok. Descubrir la noche de Praga con nuevos amigos improvisados. Disfrutar de un picnic en un soleado parque de Londres. Perder la fe en la humanidad, al visitar Auschwitz. Ponerte las botas a Marisco, en Galicia. Ver una espectacular puesta de sol, en Railay (Tailandia), en muy buena compañía. Vivir una gran nevada en Noruega. Perderte por el centro de París, en agosto. Ver por primera vez un elefante en libertad. Recordar horas y horas de autobús, tren, y avión, compartidas con acompañantes que te hicieron el camino más ameno.
Pero en la memoria, hay muchos momentos más. Y cuando la vida empieza a perder su sentido, en ellos encuentras la respuesta. Y vendrán otros momentos. Nunca iguales, con otros protagonistas, y con otros escenarios. Pero los recordaremos, con la misma nostalgia alegre con la que recordamos lo viajado hasta hoy.

 

nostalgia5

Y estos días, que estoy con la nostalgia viajera en modo ON, tiene más sentido que nunca.

Pero con la diferencia, que ahora, son muchos más los momentos a recordar, los lugares a los que viajar mentalmente, y la gente con la que querer volver compartir unas risas.

Y con más ganas de que cada vez, sean más y más.